Las intolerancias alimentarias en los viajes

Uno de los principales cambios que notamos en el momento de viajar son en nuestra dieta. Nuevos horarios, comidas más copiosas en el hotel o el restaurante, bocadillos en las excursiones… Tanto si se trata de un viaje cercano como lejano siempre resulta inevitable que durante los días que pasamos fuera de casa nuestros hábitos alimentarios se modifiquen. Ante estos cambios, las intolerancias y alergias alimentarias se pueden ver afectadas. Para evitar sorpresas, tanto en casa como también cuando viajamos lo más recomendable es realizar un curso intolerancias alimentarias con el que se tendrán los conocimientos más importantes.

Mercado de la Boqueria en las Ramblas de Barcelona

En el momento de viajar, ante las intolerancias alimentarias, son relativamente fáciles de sortear en los viajes nacionales. A pesar de que en cada región hay unos platos y alimentos más típicos y habituales que en otras zonas, es fácil encontrar tanto en el mercado como en los restaurantes productos que no supongan problema alguno para los viajeros. Un ejemplo, en este para los intolerantes a la lactosa o alérgicos al gluten, es que ya en muchos bares y hoteles disponen de leche sin lactosa –aunque en algunos bufets se debe pedir expresamente- y también de productos sin gluten, especialmente para el desayuno. También es cierto que en las cartas de los restaurantes, así como en las etiquetas de muchos productos del supermercado, ya se indica que platos pueden contener productos que generan alergia. Se trata, por ejemplo, de la misma lactosa, el gluten, crustáceos o frutos rojos, entre otros.

En los viajes a otros países es importante informarse antes. Los países de nuestro entorno, en Europa, en general tienen ya mucha conciencia en este ámbito. A pesar de esto, es importante informarse de las costumbres y también tener a mano un buen traductor para evitar sorpresas de última hora. También es conveniente, en el caso, por ejemplo de estancia en un hotel con desayuno o todas las comidas incluidas, informarse de si este tiene productos para intolerantes o personas con alergias y sobretodo, hacerse entender para evitar sorpresas.

En otros países, especialmente aquellos con culturas más diferentes a la nuestra es también muy importante informarse antes. Allí puede ser que en algunos casos no se entienda muy bien los temas relacionadas con las intolerancias. En estos casos, lo mas recomendable, siempre es ir prevenido, y evitar comer todos aquellos alimentos que nos puedan generar alguna duda. De esta forma, si padecemos alguna intolerancia o alergia evitaremos tener cualquier sorpresa que nos pueda fastidiar el viaje.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.