Ruta por Islandia: como elegir hotel

Cuando se viaja una de las cosas más importantes es elegir los hoteles. En muchos lugares se puede improvisar y dormir allí donde caiga la noche o nos deje el cansancio. Pero este no es el caso de cuando se hace ruta por Islandia.

Al dar la vuelta a la isla lo más habitual es empezar y terminar por Reykjavic que es donde está el aeropuerto internacional. Y la vuelta se puede hacer primero por el norte (siguiendo el sentido de las agujas del reloj) o empezando por el sur (en sentido contrario al de las agujas del reloj).

En Reykjavic no hay demasiados problemas para encontrar hotel. En la capital de Islandia hay numerosos hoteles y hostales de diferentes categorías y adaptados a todos los bolsillos. El problema se presenta cuando se realiza la ruta por Islandia. Y es que se trata de unos de los países más despoblados del mundo y puede que no haya hoteles en centenares de kilómetros a lo largo de la carretera que da la vuelta a la isla resiguiendo la costa. Además los pocos establecimientos hoteleros que hay, con el gran número de viajeros que actualmente recibe Islandia, se llenan en seguida y sus precios se disparan.

Precisamente, por esta escasez y el gran número de visitantes es muy importante realizar la reserva del hotel con la máxima antelación posible. Y es que si se espera –aunque no sea a última hora- puede que te encuentres con la desagradable sorpresa que no haya hoteles disponibles en los puntos elegidos y resulte imposible realizar una tirada más larga con el coche o volver atrás para pasar dos noches seguidas en el mismo hotel. Para poder reservar hotel es necesario tener muy claro los puntos que se quieren visitar y cantidad de kilómetros que se pueden recorrer en un solo día.

También es muy importante saber que a pesar que Islandia sufrió una importante crisis económica que ya ha superado, el precio de los hoteles es muy elevado. Y en los hoteles, a pesar de su precio y de ser muy limpios, en muchas ocasiones nos encontraremos que los baños y las duchas son compartidos, incluso en los de tres estrellas. Es decir, son establecimientos caros y con pocos servicios, pero lo que ofrecen, en general, es muy correcto.

Una alternativa a los hoteles islandeses, en algunos puntos de la isla son las Guest House (casas de invitados). A pesar de su nombre, se debe tener en cuenta que ofrecen unos servicios muy similares al de los hoteles y su precio tampoco resulta económico. Los albergues si que son una alternativa más barata para alojarse en Islandia.

Otra alternativa es alquilar una autocaravana o una furgoneta con camas (campervan) en lugar de un turismo y el viaje será más económico. Además, la ley islandesa permite aparcarlas, durante una noche, en cualquier lugar.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.